Este paraje natural, localizado en Consolación, presenta una abundante vegetación autóctona constituida principalmente por Pinus pinea (pino), Quercus ilex (encina), Citus ladanifer (jara pringosa) y Rosmarinus officinalis (romero).

En él, se puede encontrar un santuario y una hospedería de los siglos XVII y XVIII, fuentes en piedra naturales, así como una pequeña urbanización de casas de retiro, con una zona de merenderos donde disfrutar de una comida en compañía.