El hallazgo más importante encontrado hasta la fecha en este término municipal es el mosaico ibérico de Cerro Gil: “El mosaico de la Diosa Alada”.

Es una pieza realizada con cantos de diferentes tonalidades de color y representa tres figuras perfectamente diferenciadas. El mosaico era una antesala de una tumba principesca, donde se encontraron cuatro urnas funerarias con su correspondiente ajuar.

La excavación de la Necrópolis se inició en el año 1997, pero la presentación oficial, en el Congreso Nacional de Arqueología Ibérica, no se llevó a cabo hasta el año 2005 y, hasta el 19 de mayo de 2006, no fue presentado a los vecinos de Iniesta.

La originalidad del mosaico de Iniesta radica en que en el siglo V a.C. los mosaicos de esta tipología eran geométricos, mientras que este representa tres figuras: un lobo, una Diosa Alada y una tercera que fue destruida, aunque todo parece indicar que se trataba de un caballo. El mosaico forma parte de las piezas expositivas del museo, donde puede ser visto junto a la parte del ajuar, así como la reproducción de la tumba donde fue encontrado.

Este mosaico es el único de esta época con estas características; no existe nada igual en nuestro país.