En la antigüedad este recinto era un convento construido en la segunda mitad del siglo XVI, una ermita franciscana, sede de sindicato obrero en la última guerra civil, granero  en la posguerra, almacén de champiñón, centro cultural y hoy en día museo arqueológico de Iniesta.

Esta edificación de una sola nave, de planta rectangular realizada con paredes de tapial en toda su estructura, mampostería y sillar en la fachada principal.

Conserva dos accesos uno al sur, el principal y el otro situado en su cara este, da a una plaza abierta.

El museo arqueológico está ubicado en la antigua ermita de la concepción, en la calle convento nº1, construido en el año 1589 y en el interior conserva piezas arqueológicas encontradas en el casco urbano de la localidad, correspondientes a distintos periodos históricos: Edad del Bronce, Cultura Ibérica y Romanización.

En esta última etapa  acoge tres estelas funerarias de interés. Una no llegó nunca a grabarse ningún texto, la segunda si tiene una inscripción y la tercera tiene traducción.

Entre sus fondos destaca un mosaico de cantos rodados, único en España en su tipología, datado en el siglo V a.c, que cumplía una función ritual y decorativa de una gran tumba funeraria principesca y que representa a la Diosa púnica alada y a un lobo con las fauces abiertas, como animal simbólico y protector de las almas en la mentalidad funeraria Ibérica.

Música que sonaba en la época