Se trata de una antigua vivienda datada en 1557. Posee dos fachadas de buen trabajo en piedra y de grandes proporciones.

Sobre esta casa se narra una vieja leyenda de tradición oral por la que el rey, Pedro I el Cruel, a su paso por Iniesta, guerreando contra su hermanastro Enrique, vivió en esta casa y mandó que le trajesen una moza del pueblo para pasar la noche con ella; esta se negó pero el rey abusó de ella y mandó encerrarla de por vida en la cueva de la casa, ordenando que nadie la socorriera. Sus llantos y quejidos fueron tan aterradores que se oyeron por toda la Villa. Y, aún hoy, en noches de luna llena se dice que se oye a la muchacha llorar de pena.

Música que sonaba en la época